Te proponemos alimentar y fortalecer tu tono muscular con 5 alimentos naturales.

1. Manzanas. Su piel es rica en ácido ursólico, un compuesto que favorece el desarrollo del tejido muscular y evita su atrofia. También hay que subrayar su contenido en fibra, compuesta esencialmente por pectina, que ayuda a limpiar el intestino y elimina toxinas. Además contribuye a la salud de la microbiota, de la que dependen la inmunidad y el metabolismo del cuerpo. Aporta gran cantidad de vitamina C y minerales como el boro, que facilita la asimilación del calcio y del magnesio, por lo que también fortalece los huesos y previene la osteoporosis.

2. Almendras. Son ricas en proteína, vitamina E, calcio, magnesio y fósforo. Una fórmula imbatible de nutrientes para los músculos. Intenta consumirlas crudas o ligeramente tostadas.

3. Trigo sarraceno. He aquí un regenerador muscular de primera. Su proteína, libre de gluten, contribuye a la regeneración muscular. Contiene minerales fundamentales como el potasio, fósforo, magnesio, zinc y manganeso, y vitaminas del grupo B, vitales para convertir los nutrientes en energía.

4. Arroz. Aporta fuerza al músculo. Sus hidratos de carbono, que se asimilan lentamente, son perfectos para el desarrollo de una actividad física intensa. El integral ofrece más nutrientes que el blanco: seis veces más magnesio, cuatro veces más vitamina E, el triple de fibra, fósforo y vitaminas del grupo B.

5. Remolacha. Su contenido en nitratos favorece la recuperación de los músculos después de un esfuerzo físico. Estos compuestos -con propiedades antiinflamatorias- reducen el dolor causado por las agujetas. Mezcla el zumo de remolacha con el de naranja, o tómala con otros alimentos ricos en vitamina C y recuerda: no cocines la remolacha a temperaturas altas.