Llamamos escoliosis a una desviación lateral de la columna, donde pueden generarse una o varias curvaturas anormales. Estas curvaturas suelen llevar asociada, en mayor o menor medida, una rotación de las vértebras que será la responsable de que se puedan observar gibas en la espada.

Clasificación.

Dependiendo del grado de las curvaturas, las escoliosis pueden clasificarse según gravedad en leves, moderadas o graves. En este ultimo caso suele recurrirse a la cirugía en muchas ocasiones, aunque siempre se trata de realizar previamente un tratamiento conservador.
Según su origen, dato que nos puede aportar información para determinar mejor el tipo de tratamiento que podemos ofrecer, normalmente las clasificamos en:
– Idiopática: De origen desconocido. Suele aparecer en edades entre los 3 y los 18 años.
– Neuromuscular o Miopática: La causa es una enfermedad neurológica.
– Congénita: Se desarrolla durante la gestación.
– Degenerativa: Adquirida con el paso del tiempo, debida al desarrollo de patrones de movimiento incorrectos y las malas posturas.
Los malos hábitos posturales acompañados de la inactividad física nos llevan a un uso asimétrico del cuerpo. Con el paso del tiempo este desequilibrio musculoesquelético puede causar cambios en la postura.

¿Cómo podemos ayudarte?

Cuánto antes se diagnostique la escoliosis, antes podremos comenzar con el tratamiento adecuado. El objetivo será corregir la alineación evitando que la columna continúe deformándose, además de equilibrar la musculatura, fortaleciendo aquellos músculos más débiles y flexibilizando aquellos con exceso de sobrecarga o tensión.
Los mejores resultados los obtenemos con una terapia activa y de mantenimiento, mejorando la movilidad, fuerza, estabilidad y flexibilidad general del cuerpo.

¿Cómo conseguirlo?

El Método Pilates va a ser tu gran aliado. A mayores dosis, mayor será la mejoría. Esta terapia puede cambiar el grado de escoliosis trabajando directamente sobre la alineación de la columna, aumentando la fuerza y flexibilidad y disminuyendo los niveles de dolor.

El tratamiento con Terapia Manual y Radiofrecuencia (Indiba) será también de gran ayuda para trabajar el tejido muscular, óseo, nervioso, conectivo o visceral, normalizando así las tensiones y acortamientos que se producen como consecuencia de la desalineación y que pueden generar dolor.

Preguntas frecuentes.

¿La escoliosis continuará avanzando?
Si la escoliosis se ha diagnosticado durante una edad de crecimiento va a continuar avanzando, las curvaturas pueden ir siendo cada vez más difíciles. Si ya no estás en una etapa de crecimiento es más difícil que avance, pero las malas posturas y el efecto de la gravedad nos irán deformando a su gusto sino trabajamos nuestra postura.

¿Cómo puedo prevenirla?
Trabajando la postura a través de un método postural y terapéutico como es el Pilates.