Si bien es cierto que existen muchas posibilidades en el mercado, INDIBA es la marca considerada como pionera y número 1 en la aplicación de radiofrecuencia para realizar tratamientos de diferente índole. La tecnología que ofrece ayuda a conseguir fantásticos resultados y cada vez son más las personas que recurren a él. ¿Quieres saber por qué?

Efectos del INDIBA

Para explicarlo de una forma sencilla, lo que la aparatología INDIBA produce son ondas electromagnéticas que se dirigen hacia el área en particular a tratar y que producen un calentamiento controlado que estimula los tejidos favoreciendo su regeneración.
El efecto tan beneficioso que produce, sumado al hecho de que se trata de una técnica no invasiva e inocua, hacen de él un elemento imprescindible en multitud de tratamientos.

Tratamientos estéticos

Quizá este es el área donde este aparato es mayormente conocido. En el caso de los tratamientos estéticos el INDIBA es usado por ejemplo para ayudar a eliminar diferentes tipos de celulitis, así como para ayudar a luchar contra la flacidez de la piel. En otras palabras, actúa como herramienta para adelgazar, drenar, y rejuvenecer los tejidos. Pero también podemos darle otros usos, como por ejemplo para el tratamiento sobre cicatrices donde actúa, como ya hemos explicado, ayudando a los tejidos, estimulando y aumentando la regeneración del colágeno.

Tratamientos en fisioterapia

Rafa Nadal o Valentino Rossi, deportistas de élite sobradamente conocidos a nivel mundial, han recurrido en multitud de ocasiones al uso del INDIBA como parte fundamental dentro de sus tratamientos de fisioterapia.
En este caso, esta tecnología es clave para, usándola por sí sola o combinada con el tratamiento manual, ayudarnos a acelerar el proceso de recuperación consiguiendo además los mejores resultados.

La aplicamos en todo tipo de tratamientos. Entre los más frecuentes podemos destacar:

– Fisioterapia deportiva y del aparato locomotor: Lesiones como fracturas, esguinces, lesiones musculares, lesiones tendinosas, etc., típicas de la practica deportiva, donde su uso ayuda a disminuir notablemente el tiempo de recuperación.
También recurrimos a ella frecuentemente para el tratamiento de puntos gatillo, terapia miofascial o para el tratamiento de la articulación temporomandibular (ATM), entre otros.

– Problemas circulatorios, donde la radiofrecuencia actúa aumentando el drenaje y la reabsorción del edema. Esto ayuda a oxigenar los tejidos favoreciendo la eliminación de toxinas y ayuda a mejorar la tensión de las paredes venosas.

– Tratamientos postquirúrgicos. Donde el efecto de la radiofrecuencia acelera el proceso de la recuperación y actúa de forma eficaz en la cicatrización, la reabsorción de edemas o hematomas o en la reducción del dolor y la recuperación de la sensibilidad.

– Procesos degenerativos o inflamatorios como la artrosis o la artritis, donde lo aplicamos por su efecto a nivel regenerativo y antiinflamatorio.

Tratamiento en patología de suelo pélvico
En este caso, contrariamente a lo que la mayor parte de las personas piensan, los trastornos del suelo pélvico son sufridos tanto por mujeres como por hombres. Por ello lo aplicamos en ambos casos para la recuperación de diferentes patologías.

Podemos realizar tratamientos de forma eficaz para diferentes problemas que afectan tanto al público femenino como al masculino, como por ejemplo la inflamación, las incontinencias urinarias, el dolor pélvico crónico, las hemorroides o las fisuras anales.
De forma más específica en el caso de mujeres, lo utilizaremos también para la recuperación postparto y de cesáreas o las episiotomías y en el caso de los hombres para el tratamiento de las prostatitis.

Como puedes ver, los usos que podemos darle a este fantástico aparato son múltiples y muy posiblemente a muchos de nosotros nos beneficiaría aprovecharnos de sus bondades para diferentes cuestiones. Todo un “must” con el que debes contar como pieza clave fundamental en infinidad de tratamientos.