La Doctora María José Martínez Caballero, artífice de la línea de cosmética natural “Archangela” -una firma de belleza de culto, favorita de las editoras de la belleza de las revistas de moda- nos cuenta cómo preparar nuestra piel para las bajas temperaturas invernales.
Palabra de experta.

“La preparación de nuestra piel para el frío debe contemplarse desde el interior del organismo, del que nuestra piel forma parte. La epidermis es el órgano por el que nuestro cuerpo se relaciona con el medio exterior.
Para lucir nuestra mejor cara es importante que nos cuidemos primero y fundamentalmente por dentro. Durante el invierno los días son más cortos, hay menos luz y todo el ambiente incita a disfrutar del confort de nuestro hogar. Esta situación tan apetecible tiene su lado menos bueno para nuestra dermis. Es habitual que aparezcan o se acentúen ciertos aspectos negativos como: la sequedad de la piel y mucosas, la tirantez, las rojeces o la falta de luminosidad. Todo ello debido al cambio brusco de temperaturas, la falta de humedad, las calefacciones excesivas o la reducción del consumo de agua debido a que no sentimos una necesidad apremiante de beber.

He aquí 7 consejos esenciales:
1.- Debemos recordar que conviene tomar alimentos más calientes como caldos, sopas o guisos. También infusiones para aportarnos calor de forma interna, con canela, frutos rojos, cardamomo o limón.
2.- La alimentación que debe incluir frutas (frutos rojos llenos de antioxidantes, granada, etc) verduras y alimentos ricos en omega 3 y 6 como, entre otros, las nueces, el pescado, el aguacate y el aceite de oliva.
3.- Los granos y semillas (legumbres, frutos oleaginosos crudos como nueces, almendras, etc) nos proporcionan minerales y lípidos que nutren nuestra piel y la protegen del medio.
4.- Cuidado con las calefacciones, hay que evitar temperaturas muy altas. Y es necesario beber muchos líquidos, aunque sean bebidas calientes, a pesar de que la sensación de sed no sea tan apremiante como en verano.
5.- La salud intestinal es muy importante para la salud general y el sistema inmunitario. Si nuestra permeabilidad intestinal está aumentada se producen fenómenos inflamatorios o alteraciones de nuestro sistema defensivo. Y además, el órgano que con frecuencia lo refleja es nuestra piel. Con un aporte adecuado de bacilos intestinales y un buen funcionamiento intestinal evitaremos que las endotoxinas pasen al torrente sanguíneo desde nuestra mucosa digestiva y minen nuestra capacidad inmunológica.
6.- Algunos minerales como el zinc -presente en almendras, copos de avena, pipas de calabaza, pescados, cereales integrales o huevos- protegen a nuestras células cutáneas y participa en la respuesta inmune. El selenio es también un mineral antioxidante que previene el envejecimiento celular. Lo encontrarás en: nueces, ajo, pepino, judías, champiñones, pescados o mariscos.
7.- Recuerda que la protección solar durante todo el año es uno de los secretos de la belleza japonesa. Y si quieres una mascarilla “low cost” casera para nutrir y reparar cualquier piel apunta la siguiente receta. Haz una infusión de romero y tila, añádale un buen chorro de aceite de almendras o “Aceite de belleza de la reina” de Archangela y un poco de miel. Mezcla bien todo con arcilla rosa o arcilla verde para piel grasa. Aplica la mezcla en el rostro, espera de 10/15 minutos y enjuaga con agua tibia”.

https://archangela.es