¿Qué es la presoterapia?
Se trata de una terapia física que se aplica principalmente en patologías que cursan con un déficit en el retorno venoso o con problemas linfáticos. Actúa activando la circulación de retorno y esto hace que los procesos de rehabilitación se aceleren.

¿Cómo funciona?
Los equipos de presoterapia constan de un compresor que se encarga de llevar aire a presión al interior de unos manguitos, los cuales se adaptan a los brazos, a las piernas e incluso a la zona abdominal. Estos manguitos están constituidos de diferentes cámaras que se van llenando de aire de forma ascendente produciendo secuencias de presión – descompresión que estimulan el sistema circulatorio, aumentan la oxigenación del cuerpo y mejoran el flujo linfático.

Beneficios
Es una técnica que no es dolorosa y se aprecian beneficios y resultados casi de forma inmediata después de su aplicación.
Los beneficios que aporta son los siguientes:

  • Mejora la circulación de retorno.
  • Ayuda a reducir la inflamación en caso de patologías que cursan con ella.
  • Reduce edemas.
  • Favorece la eliminación de sustancias nocivas y de toxinas.
  • Reduce la retención de líquidos.
  • Reduce la sobrecarga muscular.
  • Produce sensación de relajación y bienestar en las extremidades.
  • Indicaciones

  • Patologías que cursan con edema o inflamación. (Esguinces)
  • Linfedemas.
  • Retención de líquidos.
  • Celulitis.
  • Cirugías postoperatorias. (Mastectomía, liposucción)
  • Contraindicaciones

  • Trombosis venosa profunda.
  • Tromboflebitis superficial.
  • Heridas abiertas o infecciones.
  • Enfermedades cardiacas.
  • Personas que lleven marcapasos.
  • Pacientes oncológicos.
  • Procesos febriles.
  • Problemas de coagulación.